Colegio

Nadie nos enseñó a bailar como lagartijas

nosotros jinetes equilibristas de la risa

sedientos de ahora y de verano

y los profesores lagartos tristes con sus libros de texto.

Aprendimos todas las guerras

pero no el misterio espiral de los caracoles,

las multiplicaciones olían a podrido y

nunca pudimos aprender el deporte amarillo de los chimpancés. 

Nadie nos descubrió la matemática de la risa

y a nosotros nos saltó en el pecho

manantial agradable de secretos y cosquillas

éramos puñados rojos y verdes

olor a nocilla o a tarde

las sillas y los pupitres se llenaban de césped con nuestras ganas

y qué cara de acelga el profesor cuando nos encontraba emperadores de la risa

con su tiza escuálida en la mano

intentando apartar de nuestras bocas el rocío

poner en nuestro horizonte una casa agradable

que no miráramos más allá

de nuestras posibilidades de mueble.

Nunca más allá de nuestros padres,

los libros herméticos como cuchillas

el mapa del mundo empieza y acaba en España

no hay futuro más allá de lo mediocre

la única esperanza es la rutina.

(De mi libro Ojo y ventana, 2014, https://jorgegarciatorrego.com/ojo-y-ventana/)

Publicado por jorgegtorrego

Poeta y corrector de textos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: