Cadena

En el silencio de la tierra,
en su abecedario húmedo,
la lombriz trabaja la esperanza y la luz,
sueña el canto, sueña el vuelo,
y por eso se regala al mirlo,
agradecida,
entregando el testigo de lo bello.